Historias de mujeres sobre las ‘Calles vacías’.


“Parir” a sus dos hijos le cambió la vida, a pesar de que había tomado la decisión de llevar su rumbo profesional por la danza, tras haber arrancado como aprendiz en el Frente de Danza Independiente. Su etapa de gestación estuvo llena de revelaciones y desde este punto sus temáticas dancísticas tomaron otro rumbo, “otra visión”.

Anna Jácome prende una vela, junto con las fotos de sus dos hijos, un hombre y una mujer. Ellos son su inspiración y el reflejo de lo que significó para su cuerpo “la creación de dos vidas”. La prende cada vez que prepara un espacio donde se presentará, “para atraer buenas energías y mantener el espacio neutro”.

Y es que ella, como explica, busca visibilizar voces de mujeres que han perdido la voz. Con su danza y puesta en escena, después de convertirse en madre, ha buscado contar historias de mujeres que han sufrido violencia y han muerto.

Una de sus primeras obras con este objetivo fue un tributo a las 56 niñas que fueron encerradas e incineradas dentro del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en Guatemala. Leyó las noticias, intentó entender sus historias y encarnó en su cuerpo la imagen de esas pequeñas, en una obra de arte de danza contemporánea. Este fue su inicio.

Desde el pensamiento
Han pasado casi 13 años desde que dio a luz a su primera hija, y 11 desde que llegó su hijo. Han sido largas conversaciones con ella misma y con sus pequeños, sobre estas realidades. Hace un un año y medio, sin embargo, surgió una nueva pregunta: ‘¿Qué sientes al caminar por una calle vacía?’.

La respuesta llegó en diferentes aristas: historias como la de Michelle Montenegro, maestra y activista ecuatoriana, que desapareció en Quito en 2018; o la de Valentina, de 11 años que fue violada y asesinada en su escuela, en la capital, en 2016. Convivió con los familiares de Michelle, habló con su novio, conversó con la mamá de Valentina; todo esto para -en diferentes puestas en escena- mantener su voz de denuncia.

‘Calles vacías’ es una obra que Anna Jácome presentará este fin de semana.

A las historias de Michelle y Valentina se unirán una exposición de arte plástica y una danza, que plantea mostrar la jaula de la violencia matrimonial, en el que “el cuerpo de la mujer se convierte en una cárcel minúscula”.
Presentación
La luz de la vela casi se apaga cuando Jácome empieza a bailar. “Te mostraré una parte de una de las puestas en escena, de ‘Hasta encontrarte’, que cuenta la historia de Michelle Montenegro.

EL DATO
La entrada tendrá un costo de $5.
La música suena y uno de los abrigos que Jácome recuperó de Michelle la encarna en el pequeño escenario. La música suena y una bandera blanca con su silueta se toma la escena, la misma que ha sido utilizada para la lucha contra su desaparición y la exigencia de respuestas de instancias judiciales.

La música suena y la frustración, el enojo y la ira se toman el ambiente y el cuerpo de Jácome. Cuando la música acaba levanta la bandera, aún en la espera de respuestas por Michelle.

¿Tras este trabajo has logrado ver un poco más, qué sienten, en Quito, cuando van por una calle vacía? Muchas sienten miedo. Sin embargo, al conversar con mujeres, ves que otras sienten seguridad. Al fin, se sienten solas y alejadas de toda violencia que les rodea cuando hay más gente, las miradas, los posibles robos. Sea como sea, las dos respuestas permiten visibilizar que la violencia es un monstruo que pasa desapercibido, contra el cual quiero luchar con mi arte”. (ECV)

Fuente: https://lahora.com.ec/noticia/1102309951/historias-de-mujeres-sobre-las-calles-vacias

Previous Barcelona - Independiente del Valle por la Libertadores
This is the most recent story.